• Buenos Aires
  • No Data
  • tlfelcanalnumerouno@gmail.com

2 jun. 2014

"Avenida Brasil": la novela que hace historia y los números del fenómeno


Hoy por hoy, la novela brasileña Avenida Brasil es el programa más visto de la televisión argentina, doblegando en el mano a mano del prime time a ShowMatch, nada más y nada menos que el tanque televisivo de Marcelo Tinelli que durante años reinó en esa franja horaria. Si bien hace años que la ficción se ha afirmado en el horario nocturno, colocar a la novela brasileña que sumaba buenos dividendos por la tarde a competir en horario central fue una verdadera apuesta fuerte.

Aunque nadie podía presagiar que se establecería como la tira más exitosa del año, los números que precedían el desembarco podrían explica r en sí la fiebre que había vivido Brasil con la novela. Algunas de las cifras que detallan este fenómeno dicen que la telenovela tuvo sus derechos de exhibición licenciados en 125 países, fue doblada en 18 lenguas, apareció en la revista Forbes como la novela más rentable de la historia con mil millones de dólares recaudados en venta publicitaria y tuvo un capítulo final que cautivó a 80 millones de espectadores y paralizo un país entero. Pero, más allá de los fríos números,Avenida Brasil significó un quiebre en la dramaturgia novelesca. Una historia movilizada por la venganza que con un texto ágil y dinámico delineó personajes adorables e intensos.

"Avenida Brasil es una novela diferente; más parecida a una serie americana que a un culebrón. Una novela ágil, con mucha acción, que no se estira, y que nunca se achanchó. Cada día pasa algo y no te podés perder ni un capítulo. Avenida Brasil es emoción pura", explica Carla Bittencourt, especialista en televisión brasileña del diario Extra, propiedad de O Globo.

"Hay una trama central muy fuerte, con excelentes actores y una gran narración, la mezcla hizo al éxito", suma Jean Pierre Noher, el actor argentino que fue parte del elenco de la novela Avenida Brasil.

Además del exquisito elenco reunido, una pieza fue fundamental para llevar adelante la historia. "El autor, João Emanuel Carneiro es un genio. Es el nuevo genio de teledramaturgia brasileña. Mezclar los triángulos y esos tremendos secretos maravillosamente bien, agregándole el núcleo del fútbol fue soberbio. Hizo que la llamada nueva clase C tenga su espejo", explica Noher sobre una novela que quitó a los ricos de la escena y se trasladó a los suburbios y que reflejó por primera vez el ascenso en la calidad de vida de millones de brasileños que teniendo condiciones para abandonar sus barrios periféricos decidieron quedarse.

"Si bien la clase media ya había sido representada en otras novelas antes la gran novedad de Avenida Brasil es que los protagonistas viven en el suburbio. Por ejemplo, Tifón es un nuevo rico que todavía vive en el mismo barrio pobre de su infancia. La novela muestra una clase media alegre, trabajadora y con éxito", dice Carla Bittencourt.

De la mano de un guión que sostiene la trama con tensión los personajes de la tira se convirtieron en claves del suceso y elevaron la novela, pero en un elenco parejo Adriana Esteves tuvo un desempeño dramático excepcional y convirtió a su personaje Carminha en una villana amada por el público. "¡El brasileño adora a los villanos!", dice riendo Bittencourt y agrega: "Aquí, Carminha fue adorada. Ella es espiritual y canalla. Adriana Esteves fue aclamada por el público y por la crítica. La actriz ganó todos los premios que disputó. En tanto, Jorginho fue más criticado. El parecía la dama de la novela: mucho llanto y lleno de dramas".

Sostener la trama

El ritmo de Avenida Brasil es vertiginoso, no hay escenas que pisen en falso ni diálogos livianos que no lleven a nada, y esto es gracias a João Emanuel Carneiro, el autor que hasta recibió el sobrenombre de "Capitán Garfio" en bastidores en referencia a la acción constante y los desenlaces tensos de cada noche. "Aquí se trabaja con mucho tiempo y eso hace la diferencia. Por ejemplo, João Emanuel Carneiro recién va a volver a hacer una novela a fines de 2015, o sea que cada 4 años, tienen mucho tiempo para prepararlas. Además, las novelas no se estiran, duran ocho meses todas, y no hay posibilidad que las hagan durar más", cuenta Jean Pierre Noher quien ya grabó catorce películas en Brasil y como contratado de la gigante cadena O Globo ya participó de un buen puñado de novelas y que por estos días filma la remake de O Rebú.

Si pensamos que Avenida Brasil fue un quiebre, es necesario pensar también cuáles fueron las claves que llevaron a este enorme éxito a conquistar el mundo y de ser posible, intentar replicarlas en las nuevas producciones. "No hay formulas para el éxito, pero lo que sí podemos pensar es que si en algo tocó el ego de los argentinos es que hay que mejorar en el contenido. La diferencia entre Argentina y Brasil es que en Brasil los reyes son los autores, porque lo que vale, lo que importa y lo que llega a la gente es la historia. En Argentina a veces los autores ni son nombrados. El valor del autor es fundamental, los actores sin texto podemos ser más o menos carismáticos pero si no hay una buena historia la cosa es muy difícil. Si se deja todo en manos de los productores, creo que ahí la erramos. Hay que volver a las novelas de Migré, por ejemplo, volver a decir el autor, un valor que se perdió", dice Noher, mientras que la especialista brasileña Carla Bittencourt cuenta: "Avenida Brasil se tornó una referencia y las novelas que siguieron sintieron ese peso. Cuando Amor à vida, la novela que siguió estrenó mucha gente decía que el villano Félix era "La Carminha en pollera" y en otra novela,Salve Jorge, la actriz Claudia Raia, salió a vender su personaje diciendo que iba a ser "peor que Carminha", pero no va a haber otra como ella".

Lo que viene

Luego de un suceso de tantas proporciones, la tentación a copiar modelos puede ser traicionera, y ante esto Jean Pierre Noher da claras precisiones y ofrece buenas pistas de cómo seguir: "Hay algo muy loco que hay que registrar, creo que hubo un poco de ese efecto de canchas de paddle o parripollo, empezaron a poner novelas brasileñas como si todas fuesen Avenida Brasil, y no es así. A tal punto que la novela que siguió fue Fina Estampa y Canal Trece la puso para competirle aAvenida Brasil y duró una semana. No le dieron tiempo a la novela, entiendo las presiones de un programador de tevé que pone en juego mucho dinero y publicidad, pero hay que tener cuidado.

Si tengo que aconsejar a algún canal, le sugiero las series que se están haciendo en Brasil como Amores robados, O caçador, o la que estoy haciendo O Rebú. Son series que duran poco, 20 o 30 capítulos y son muy buenas. En cuanto a novelas,Flor do Caribe es una novela hermosa, leve, como para la tarde, pero no hay nada como la trama de João Emanuel Carneiro".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Labels

Visitas

Redes Sociales

Páginas Vistas

Vídeo Destacado

Encuesta