• Buenos Aires
  • No Data
  • tlfelcanalnumerouno@gmail.com

28 jul. 2013

La Reina de la moda



La criatura creada por Juan Pablo Geretto logra en Los vecinos en guerraresaltar a fuerza de su humor, su desparpajo, y también por su sentido del glamour. La diva del barrio privado, según sus atuendos.

La labor de los vestuaristas es poder traducir lo que un autor escribió, la idea de un productor, la imagen que busca plasmar en pantalla un director a través de pantalones, vestidos y accesorios. Los vecinos en guerra tiene a la vestuarista Amelie Coral, la misma que tuvo llevó los ochenta a la estética personal de los Graduados (2012).

Reina, el rol de la tranformista que interpreta Juan Pablo Geretto no pasa desapercibida y su ropa es un componente fundamental de su personalidad. A través de colores estridentes, de volados y telas brillantes Reina podría ser la villana de una producción de Televisa o parte del elenco de Dinastía(1981), la serie norteamericana que consagró a Joan Collins.

Si no opta por la estridencia, va por la elegancia. Pantalones de tiro alto sobrios con camisas son parte de su look más casual, más cercano al de una ex mannequin devenida en empresaria.

Sobre su pelo sólo se atreve a decir "no soy rubia natural". Como Marilyn, como Mirtha o Susana ella elige el cabello dorado.

Como buena diva,no es la ropa la que "hace" a Reina, sino que es ella y no otra quien la lleva.

¿Telefe HD en DirecTV?


Parecería que Telefe HD estará disponible en DirecTV, los usuarios podrán disfrutar de sus programas y novelas favoritas en alta definición a partir del 02/08.

"Estoy en un equipo selecto de humor"


Con alegría y profesionalismo, Diego Korol hace cinco años que está al frente de "Peligro, sin codificar" y, en charla con la Revista Ahora, habló de las satifacciones que le da el ciclo. "Somos agradecidos de brindarle al público el programa que tenemos ganas de hacer", afirmó.

Hace más de dos décadas comenzó su carrera artística. Junto a sus hermanos Adrián y Alejandro, formaron un trío humorístico llamado Los Vergara, que se especializaba en plasmar su arte mediante grafitis en las paredes de la ciudad de Buenos Aires. Durante los años noventa, Diego Korol se hizo famoso a partir de trabajar como periodista deportivo en “VideoMatch”, donde además realizó notas y sketches.

Desde ese momento su carrera fue en ascenso hasta que le dieron la oportunidad de conducir “Sin codificar”, que entonces se emitía por América. Pero debido a su gran éxito, el envío recibió una importante oferta de Telefe y se mudó a la pantalla de un canal líder con una pequeña modificación en el título: “Peligro, sin codificar”.

Cuando habla de su presente y del balance del primer semestre, dice que los resultados son gratificantes. “Tomamos el desafío de la mudanza con las mejores expectativas y vamos apuntando a pequeñas metas. Estamos conformes como equipo, de modo que hasta ahora la cosa funciona muy bien. Hace un par de años tuvimos la propuesta de Telefe. Nos reunimos en varias oportunidades y, si no arreglamos antes, fue porque en América nos sentíamos muy cómodos. Tiempo después pensamos que estaba bueno buscar el crecimiento del programa y creimos que era necesario jugarnos. Corríamos riesgos y hasta nos podía ir regular, pero apostamos al cambio. Trabajamos con libertad, nos dejan hacer y es muy valioso porque estamos jugando en un equipo más importante en todo sentido. Nos sorprende lo que estamos viviendo y, al mismo tiempo, somos agradecidos de brindarle al público el programa que tenemos ganas de hacer”, destacó.

Con respecto a las ideas, admite que el equipo es sólido delante y detrás de las cámaras. Es un grupo que juega de memoria. “Parece una gran improvisación, pero hay un laburo de director técnico. Sabemos cómo pararnos en la cancha y, cuando arranca el partido, cada uno agarra la pelota”, aseguró.

Acerca del resurgimiento del humor en la televisión, piensa que no es tan así porque jamás se apartaron del género: “Nosotros nunca dejamos de hacerlo. Este programa está en el aire desde hace cinco años y muchos personajes que salen hoy debutaron en la época de América, porque el público los disfruta y la pasa bien. Pero, repito, para nosotros no es una novedad: todos los actores del programa vienen del humor y nunca dejaron de estar en el humor”.

‑¿Y continuaron desde la época de “VideoMatch”?

‑Sí, porque nos conocemos y transitamos juntos un largo camino, lo cual sin dudas hace todo más fácil. Además los muchachos de producción también estuvieron con Marcelo, de modo que tienen experiencia y afinidad.

‑¿Cuál es el sketch o segmento que más te divierte?

‑Nos divertimos antes de empezar el programa y durante el aire. Hay personajes de Yayo que me gustan mucho, Pachu no es necesario que se caracterice demasiado para hacer reír, Campi con Jorge es desopilante, Alacrán... Cada uno de los chicos tiene una magia especial. Me agradan todos. Estoy en un equipo selecto en el humor.

Cuando se le pregunta acerca de su punto de vista con respecto al hijo de Pablo Granados, Miguel, señala que tiene un gran talento. “Me hace acordar mucho a Martín Pugliese, un gran talento del humor que viene del stand up. Estoy tratando de que se sume, pero todavía no lo logré”. “Peligro, sin codificar” sale al aire en la pantalla de Telefe los martes, jueves y domingos. Con respecto a los días de emisión se produjeron algunos pequeños conflictos, pero aclara que no fue por la frecuencia, sino porque durante algunas semanas varió la hora de inicio. “Ahora tenemos un horario fijo, nos dan aire a las 21, y estamos todos muy conformes y tranquilos”, comenta.

Diego Korol dice que admira a Marcelo Tinelli, Nicolás Repetto y algunas cosas de Julián Weich, pero asegura que se diferencia de los demás ya que jamás se copió de nadie.

El fútbol es su deporte favorito y durante mucho tiempo se abocó a participar en ciclos especializados. Es hincha de Aldosivi, un club marplatense del cual se hizo socio a través de su amigo Lucas. Y continúa firme en la conducción de “Locos por el fútbol”, el programa de juegos de DirectTV, desde febrero de este año.

Susana Giménez decide si irá o no al Martín Fierro y apura su nuevo formato de juegos


Susana Giménez decide por estas horas su presencia en uno de los palcos Vip en la entrega de los Premios Martín Fierro el próximo lunes 5 en el Teatro Colón. Como figura máxima de Telefe -canal que transmite la ceremonia- se descuenta que irá, pero al mismo tiempo es un lunes libre en su agenda, oportunidad que le tienta para hacerse una escapada a Miami. 

Este viernes pasado debutó en un nuevo horario -el tercero- el juego de Salven los Millones. Fue el tercer programa más visto del día con 12 puntos de rating; algo más que en sus emisiones anteriores pero debajo de Solamente Vos y Telenoche, ambos de El Trece.

Por eso se evalúa la posibilidad de adelantar el debut del otro juego que el canal le tiene praparado y que aún no iba a ir al aire. El juego se llama "My man can", la traducción sería "Mi hombre puede", y tiene que ver con cuatro mujeres que juegan al poker y van apostando que sus maridos o parejas puedan hacer desafíos cada vez más difíciles y superando obstáculos. El programa se puede hacer con parejas "anónimas" o participantes famosos, y es un éxito en distintas partes del mundo.

Susana pidió modificaciones en su segmento de juegos, y la producción se puso a trabajar y consiguió un formato que la diva cree que le va justo, por eso ella lo va a conducir.

Tiempo de definiciones para los próximos días de la diva: terminar de decidir si estará en la platea de los premios de Aptra -en su peor año; inclusive Susana criticó el Martín Fierro-; y cuando lanza su nuevo programa de juegos para liderar la audiencia de los viernes.

“Susana Giménez está vieja, no descuidada”


Marcos Di Palma fue el invitado del día de ayer en “Espectáculos 24”, el ciclo que conducen Silvina Fuentes y Tomás Dente todos los sábados de 18 a 19 por América 24.

El piloto opinó de todos los temas que se trataron en el ciclo y mantuvo un diálogo entretenido y hasta polémico con los conductores.

En el momento en que se debatía sobre los dichos de Susana Giménez sobre la entrega de un Martín Fierro al Papa Francisco, Silvina justificó a la diva. “Me parece que a Susana no le explicaron bien como es el tema”, dijo. Y Tomás agregó: “Me parece que Susana está un poco descuidada”.

Por su parte, Di Pilma, muy duro con la diva, arrojó: “Susana Giménez está vieja, no descuidada”.

Luego, tratando de arreglar el asunto, aclaró: “Mi abuela a la edad de Susana era un vagayo. No digo que no sea hermosa, pero te prefiero a vos (refiriéndose a Silvina) antes que a Susana. Ella te podría dar varios kilos y aún seguiría gorda”.

Miradas opuestas a "Metegol"

A favor: Relato redondo

Juan José Campanella despierta pasiones futboleras entre sus espectadores. Está el equipo de los detractores, que encuentran en su filmografía el manual de "todo lo que no debería ser el cine nacional" y un equipo igual de intenso de defensores, que se pone la camiseta del ganador del Oscar y hace notar el peso de su hinchada en la taquilla. Olvidémosnos de ambas posiciones. Campanella admite que su escuela de narrativa cinematográfica es el cine comercial norteamericano. Y es un buen alumno, que usa esas formas para contar historias de contenido local. Su trabajo no aspira, obviamente, a pasear por festivales europeos, sino a llevar el cine masivo, popular, a dar un salto de calidad. Y con Metegol lo logra.

La destreza técnica de la animación de Metegol (quizá el único aspecto del filme en el que la mirada es de aprobación unánime) no es un detalle menor, en épocas en las que el espectador tiene un ojo entrenado en ver películas animadas de alta factura. El filme de Campanella es preciso en las expresiones de los personajes, en el trazo fino de los caracteres, los planos secuencia, la acción. Las voces de los personajes (el a veces temido "doblaje argentino", sobre todo después de la fallida experiencia de Chicken Little hablada en porteño) acompañan con naturalidad a las criaturas, les dan identidad, carácter, las hacen creíbles.

Y la historia acierta en su blanco: es simple, nostálgica, efectiva, graciosa y tiene un timing narrativo fluido, que combina aventuras, humor, un toque de romance y la cuota necesaria de folklore. Uno de los puntos débiles es cierta tentación por el sentimentalismo melancólico-barrial, pero esa marca, que a fin de cuentas es parte del registro de todas las obras de los tres nombres importantes de este guion (Campanella, Fontanarrosa y Sacheri), está matizada con pases de comedia ingeniosos, tácticos, que oxigenan un relato redondo como una pelota.

En contra: Guion en orsai

La más cara película argentina, la que demandó cuatro años de trabajo de cientos de técnicos, la del sello oscarizado de Juan José Campanella, podría medirse sin complejos con las superproducciones animadas de Pixar o de los estudios Universal. En la hora y cuarenta que dura la película, los vecinos del bar son magníficas caricaturas puestas a matar la tarde, el pueblo se descascara con realismo y los muñequitos de plomo cobran vida deliciosamente cuando logran destornillarse del caño del metegol.

Sin embargo, Metegol tiene problemas para entretener. Esa factura exquisita, ese prodigio de diseño visual, no alcanza para llevar a un público sin edad de la nariz, para subirlo a la historia en el minuto uno y devolverlo a la butaca en el minuto 100 luego de pasearlo por un tobogán de emociones. Estaba todo para eso. Toy Story lo hizo... Y la comparación aplica porque también éste es un cuento sensible de personas y muñecos que se humanizan.

La debilidad de Metegol está en el relato, en una narración inconsistente que queda en "orsai" cuando hilvana caprichosamente guiños y conflictos que no terminan de enhebrarse nunca. Ni siquiera cuando la troup de muñequitos despliega su divertida personalidad futbolera, con todos los tics del ambiente.

Por supuesto que la película tiene momentos efectivos, y hasta gloriosos. El comienzo va por ahí, con ese partido de metegol en el que la adrenalina y los goles suenan como campanazos en el fondo del arco. Pero para entretenerse con el nuevo partido (ya de fútbol y con personajes que de pronto parecen más definidos que los protagonistas), hay que creerle a un villano que no convence, hay que vérselas con las ratas (puaj), hay que subirse a un movil espacial (!). Raro, viniendo de Campanella, un maestro de las historias simples. Más raro aun, si se piensa que el germen fue un cuento de Fontanarrosa.

¿La razón por la que Telefe HD no se encuentra en la grilla de Cablevisión?


Hace mucho que existe la polémica de porque no esta Telefe HD en Cablevisión, aunque Paco Marmol dice que va estar en la grilla, parecería que Telefe no le quiere dar la licencia a Cablevisión para agregar el canal a su grilla.

Antes se decía que cablevisión no lo aceptaba por no tener el 90% de la programación en HD, actualmente casi toda su programación se encuentra en HD.

Ahora, lo único que queda es saber de quien es la culpa: de Cablevisión o de Telefe.

Labels

Visitas

Redes Sociales

Páginas Vistas

Vídeo Destacado

Encuesta