• Buenos Aires
  • No Data
  • tlfelcanalnumerouno@gmail.com

9 abr. 2015

"MasterChef" le pone pimienta a su segunda temporada: filos y algunas lágrimas en su regreso


El año pasado se convirtió en el hit de la temporada y, en su regreso a la pantalla chica, MasterChef dejó en claro que el plato que sirven en su mesa no es de los olvidables. En dos horas de pura acción, sin respiros de cortes publicitarios, los jurados del programa, Donato De Santis, Germán Martitegui yChristophe Krywonis, se aseguraron de adobar con altas cuotas de comentarios filosos el debut de su segunda temporada.

Superada con creces la prueba de la primera edición, que convirtió a Elba Rodríguez en su carismática ganadora, la vuelta del ciclo eligió profundizar aquello que le dio los mejores resultados: puso un especial acento en las historias de vida, marcó velocidad y adrenalina con una vertiginosa edición videoclipera, a pesar de que la última media hora se convirtió en una carrera desesperada por compactar historias, y ensalzó la figura de sus jurados, que si el año pasado fueron tildados de agresivos, en este se vistieron con ganas como las brujas del cuento.

"Es horrible lo que acabo de probar", "muy feo", "tanta canchereada nunca termina bien", "es un no rotundo", supo soltar el trío en sus devoluciones más incisivas, comentarios amargos que fueron matizados por algunos momentos -sólo algunos- en los que la sensibilidad le ganó al garrote. Si un plato, una pasta e fagioli, logra movilizar y hacer quebrar hasta las lágrimas a Donato De Santis, ese participante merece atención. Francisco, de oficio carpintero y herrero, lo logró y promete ser uno de los personajes de la segunda temporada.

¿Quiénes lograron además meterse entre los 20 finalistas? Una peluquera con mucho carácter, una hija de inmigrantes chinos, un músico que supo jugar en River Plate, una repitente de la primera temporada, una abogada que se destacó gracias a una torta brownie, una artista plástica que gustó tanto con un plato de salmón y caviar como con otro de milanesas y huevos fritos. ¿Quiénes quedaron en el camino hacia la cima? Un técnico electromecánico, superado dos veces (le dieron una chance para rehacer su platillo) por un risotto; una chica que buscaba ser desetiquetada como una simple “rubia y linda”; un estudiante de cine que convirtió rápidamente su audición en un tren descarriado, con alusiones a su gusto por la cámara y las opiniones sincericidas de su abuela, incluidas.

A pocos días de que desembarque nuevamente Gran Hermano, hoy más cerca del abuelazgo que de la paternidad de los reality show, Mariano Peluffo y compañía demostraron que hay un público amante del género, fuera de las competencias de canto y de los Bailando. Esta segunda ronda de MasterChef, con producción de Telefe y Eyeworks, se plantea más adictiva que nunca. El primer episodio dio señales para que el televidente caiga en la tentación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Labels

Visitas

Redes Sociales

Páginas Vistas

Vídeo Destacado

Encuesta