• Buenos Aires
  • No Data
  • tlfelcanalnumerouno@gmail.com

2 mar. 2014

Cómo es "La Celebración", el nuevo ciclo de Telefe con grandes actores


Cada tanto, la televisión abierta se escabuye de la cosa fácil, se sacude la modorra, se olvida de la obligación de hacer ficciones sobre pibes lindos y despreocupados en escenarios imposibles, y se despacha con una propuesta redonda que completa todos los casilleros con un sobresaliente.

Un libro potente, un elenco de selección que lo sigue al pie de la letra y la tranquilidad de haberse producido sin que la próxima emisión dependiera del rating, se combinan cada domingo en el ciclo de unitarios "La Celebración", que emite Telefe a las 23.30, y que puede verse en cualquier momento, ya que los capítulos se van colgando en Internet, en el sitio de la Televisión Digital Abierta, donde ganó un concurso.

Cada episodio se inicia en un acontecimiento importante en la vida de un persona y, a poco de andar, irá creciendo el conflicto que encerraba ese festejo. El capítulo debut se llamó Cumpleados y tuvo como protagonista a Gastón Soffritti, un pibe adoptado al nacer por una pareja gay que, al cumplir 18 años, siente la necesidad de conocer a su madre biológica. Y los 55 minutos de la historia convirtieron al sillón del living en la butaca de un cine.

Buena parte del mérito radicó en la realización (de la productora Underground, responsable de Graduados, Historias Clínicas, Los exitosos Pells, entre otros), y buena parte también, en el elenco que completaron Andrea Pietra, Martín Seefeld, Antonio Birabent y Vera Spinetta. Pero nada de eso habría funcionado si la historia descarrilaba por la banquina del golpe bajo o de la impostada apertura.

A seis manos


La idea original, la dirección y el libro pertenecen a Javier Van de Couter, un artista y realizador rionegrino estuvo en los guiones de la miniserie Historia clínica y de El tiempo no para, pero cuya primera noticia en el cine se llamó Mia, ópera prima que protagonizó la actriz cordobesa Camila Sosa Villada.

Los dos nombres vuelven a reunirse en La Celebración, ya que Camila tuvo una colaboración autoral desde los inicios en estas historias escritas a seis manos, en las que participó también el coguionista Javier Quesada.

"Fueron libros muy trabajados, algo que no pasa habitualmente en televisión. Empezamos en marzo, y era octubre, y seguíamos escribiendo. Javier es muy obsesivo y yo soy una obsesiva", resume Camila, y se la escucha satisfecha con los resultados y con la respuesta que obtuvo en el público la primera emisión.

"La serie tiene un perfil gay muy interesante –agrega–, porque él es un director de cine gay, es un tema que le interesa, y la serie tiene una mirada muy plural. Es un tema que manejamos, que nos toca".

Camila cuenta que ya había colaborado autoralmente con Javier en el capítulo sobre Tita Merello de Historias Clínicas, un personaje que la actriz trabajó en su unipersonal Llorame un río. Para esta miniserie, la convocó inicialmente como dialoguista si bien finalmente su compromiso excedió el hecho de pautar las conversaciones entre los personajes.

"Primero discutíamos la historia, el esquema, le veíamos los peros, las contras. Luego ellos armaban la estructura de cada capítulo y me los mandaban para que los dialogara, y los volvíamos a trabajar", revela la actriz que esta noche (y todos los sábados de marzo) repone su premiado unipersonal Carnes Tolendas, retrato escénico de una travesti, en La Cochera, Fructuoso Rivera 541.

"Lo que más me impactó fue ver que los actores dijeran todas las líneas, que las respetaran textual. Están todos encantados con los libros. Pienso que el atractivo está en que son libros escritos por actores, que ya tienen algo en esos diálogos que está contemplado de antemano", estima.

Para este domingo se espera otra historia potente, Aniversario. Lo protagonizan Mercedes Morán y Jorge Suáez, como Lola y Salvador, un matrimonio aparentemente feliz y de una vida confortable, con dos hijas grandes, que queda al borde del abismo cuando ella le pide el divorcio la noche en que cumplen 25 años de casados. Con Norma Pons en una participación imperdible.

Bautismo de fuego

Camila Sosa Villada dice también que disfrutó especialmente de escribir algunas historias de La Celebración, como por ejemplo una que se llama Homenaje, que retrata el vínculo entre un linyera y una pianista a la que empieza a despersonalizar el Alzheimer, interpretada por Claudia Lapacó.

Adelanta también que el episodio Navidad, con Maju Lozano como una asistente social que entra en contacto con un preso, "es de una ternura que emociona".

Pero dice que el que más le costó escribir fue justamente Bautismo, capítulo en el que participa como actriz, el cual se verá el próximo domingo 9 de marzo.

"Se me quemaron los papeles porque sabía que me estaba escribiendo a mi misma. Pero fue de mucho gozo, porque es inaudito que una travesti guione para la TV algo que después, además, va a actuar. El capítulo habla de un hombre de 60 años, un tipo que está casado, que tiene hijos, y que quiere empezar a traverstirse, pero sin dejar su vida ni su familia y entra en contacto conmigo. Me parece una historia de un riesgo muy grande por parte de Javi, es de una cabeza muy adelantada. No es sólo una mente abierta, es adelantada. Hoy el tema de género ya está instalado, pero meterte con un tema así era una responsabilidad muy grande. Y así quedó", señala.

El capítulo está protagonizado por Luis Machín ("un señor, uno de los mejores actores de Argentina"), con quien ya trabajó en televisión en la miniserie Las viudas de Rafael.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Labels

Visitas

Redes Sociales

Páginas Vistas

Vídeo Destacado

Encuesta