• Buenos Aires
  • No Data
  • tlfelcanalnumerouno@gmail.com

6 dic. 2013

Tiren, tiren “papelitos”


Luis Piñeiro siempre fue un periodista serio del mundo del espectáculo. Fue notero, panelista y conductor en muchos programas. Sin embargo, este año empezó a dejar ver su lado más divertido. Primero se animó a ponerle la voz a “Juan Carlos Shilva” un personaje que hace en radio, para el programa Código Sily en la FM Pop, y luego demostró que también puede ponerle el cuerpo a ese humor con “Papelito” el personaje desaforado e impune del programa AM, antes del mediodía que conducen Verónica Lozano y Leo Montero en las mañanas de Telefe.

“Amo la veta cómica, siempre estuvo ahí. Quizá los personajes surgieron de un chiste corto, de un remate, o de la necesidad de que alguien de ficción pudiera disparar ciertas cosas que no se podían hacer desde las estructuras serias de ambos programas. Entonces nacieron Juan Carlos y Papelito... fueron gustando y quedaron”, comenta Luis. “Esa cosa de actor estuvo siempre guardada en algún lugar y con ganas de salir. No estudié actuación, pero en mi vida personal, cuando me encuentro con amigos o con la familia, el humor está todo el tiempo presente. En mi casa es una regla general: todo termina en un chiste, es difícil hablar en serio. Lo mamé desde chico con mi viejo, mis hermanos y también en el colegio. Siempre vinculé todos los temas al humor”, confiesa Luis.

El periodista es el más chico de cuatro hermanos de una familia del barrio de Palermo, en la Capital Federal. Estudió periodismo y asegura que no tiene el sueño de convertirse en comediante, sino que simplemente expresa su personalidad extrovertida. “La gente me conoce por mi faceta periodística pero siento que, en realidad, estos personajes tienen mucho que ver conmigo. Lo periodístico es mi laburo, que es lo que me gusta y lo que siempre quise hacer, pero la parte del humor es donde me siento cómodo y es algo que tiene que ver netamente con mi forma de ser”, explica.

“El personaje de AM es Papelito. Es alguien que tira papeles y puede bardear un poquito con cierta impunidad. Con los productores dijimos ´¿cómo lo vestimos?’ y le pusimos el mameluco, una la peluca con rulos... salió así. Fue divertido. Y, por la tarde, en la radio hago a Juan Carlos Shilva, un viejo que vende seguros. El está convencido de que es un crack y eso le permite preguntar lo que se le cruce por la cabeza desde lo más naif, lo más estúpido, hasta lo que está prohibido. Eso rompe con las barreras y creo que es lo que hace que la gente se divierta”, analiza Luis. “No sé de dónde surgen las ideas. A veces estoy en mi casa durmiendo y me despierto tipo tres de la mañana porque se me ocurrió algo, o cuando voy manejando. Y lo escribo enseguida, porque si no me olvido. Pero siempre estoy pensando, dando vueltas sobre qué remates puedo hacer, qué historias distintas puedo armar”, cuenta Luis, admitiendo que le gusta tener un guión donde apoyarse. “Siento que siempre busqué un poco de humor en mis notas. Antes, cuando todo en la tele era tan periodístico, cuadradito, y sólo iba la pregunta, yo trataba de abrir un poco el juego y armar un historia. Eso fue gustando y quedando. Ahora, cuando una nota lo permite y da para sumar algo de humor, yo siempre estoy dispuesto a hacerlo”, explica.

Y confiesa que le gustaría mucho tener algún día su propio programa. “En la tele y en la radio es donde más cómodo me siento. Todo lo que estoy haciendo hoy es una preparación para lograr tener mi propio espacio el día de mañana”, concluye el periodista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Labels

Visitas

Redes Sociales

Páginas Vistas

Vídeo Destacado

Encuesta