• Buenos Aires
  • No Data
  • tlfelcanalnumerouno@gmail.com

6 mar. 2015

"Inés encierra lo peor del ser humano"


“Nunca fui una persona pendiente de la popularidad. No es algo que haya buscado”, cuenta Verónica Llinásen charla con DiarioShow.com para explicar el fenómeno que generó en la calle y en las redes sociales su personaje de Inés Murray Tedín Puch de Arostegui en “Viudas e hijos del rock and roll”.

Aunque se luce en cada escena, la actriz revela que “le daba miedo” ponerse en la piel de esa mujer de clase alta y familia acartonada. “Encerraba lo peor del ser humano y de la sociedad. Ella es facha, totalmente clasista, racista, hipócrita y retrógrada. Tiene muchas características con las cuales yo no me identifico”,afirmó Verónica, que recurrió al humor para superar el desafío. Con esta Inés, Llinás muestra al público más joven toda su capacidad para la comedia, algo que viene haciendo desde hace más de 20 años: a fines de los ochenta se destacó en “Gambas al ajillo”, grupo humorístico femenino que integró junto a Alejandra Flechner, María José Gabin y Laura Marker.

En los noventa, brilló en la televisión de la mano de Antonio Gasalla. “Imitar a una persona te reduce mucho el personaje, como si fuese el calco de alguien. La idea es inventar a alguien nuevo”, explica Verónica sobre este personaje, que los construyó como si fuese “una especia de ‘Frankenstein’” de distintas personas: “Tomé algunos modismos de personas de mi familia, otros de los que yo me imagino que la gente pude ser así. O de lo que se sabe popularmente. Un actor es alguien que está permanentemente observando la vida, guardando pequeñas anotaciones mentales de las personas”.

Además de su capacidad actoral, Llinás señala que el hecho de no llevar la historia de amor central de“Viudas e hijos…” sobre sus espaldas, le permitió jugar y desarrollar con más libertad su personaje. “Lo que a mí me hacía gracia de esta mujer es cómo se fue desarmando. Empezó tan dura al principio y luego se fue degradando”, dice la actriz. Y en ese proceso apareció una Inés “guaranga” y, con algo de vergüenza lo reconoce, “que hasta se tira pedos”.

“Algunas vienen de los libros”, se ríe Verónica al revelar cómo hace para decir muchas y originales “puteadas” en cada escena. Para eso, recibe mucha ayuda: “Muchas se le ocurren a nuestro director Mariano Ardanaz, que es muy creativo. También participan los camarógrafos, los técnicos”. Verónica remarca que ese espíritu colaborador y “de camadería” que existe en la ficción producida por Underground “no es algo común en la televisión, que es un ámbito muy competitivo donde muchas veces los actores están luchando por la atención del público”.

“Es un grupo muy lindo y muy raro a la vez. Me asombro para bien. Hay una sensación de equipo, no de que cada uno cuida su espacio. Cuando algo es gracioso y divertido, siempre es bienvenido, se prioriza la tira. No esa cosa de decir ‘por qué ese hace reír más que uno’”, asegura Llinás, quien se “ceba jugando y nos vamos a la estratósfera”, especialmente, con los actores que conforman la familia Arostegui: Luis Machín, Paola Barrientos, Juan Minujín, Violeta Urtizberea, Ludovido Di Santo, Eliseo Barrionuevo, Iride Mockert(que interpreta a la mucama Iaia) y Juan Sorini (Tony, el petisero).

Con un rating de 21.3 puntos y picos de 24 el día de su debut, el 18 en agosto de 2014, “Viudas e hijos…” se mantiene como la ficción nacional más vista de la televisión. “Me importa saber los números porque entiendo que es importante para que el programa siga”, confiesa Llinás sobre los niveles de audiencia.

Las "latas" de afuera

Y en esa lucha de espectadores, apareció un caballito de batalla extranjero, la novela turca “Las mil y una noches” en El Trece, que abrió una vez más el debate sobre cómo afectan las “latas” de afuera, y de años anteriores, a las producciones locales. “Le pondría una bomba a esta novela”, lanza chistosa la actriz.“Preferiría que no hubiera latas y que todas las producciones fuesen hechas por actores argentinos, que hay muchos y muy buenos”, dice la actriz pero rápidamente aclara que “tampoco podría osar en decir: ‘Hay que prohibir a las latas’”.

“Si el público elige algo de afuera, pensemos por qué, que eso nos sirva para avanzar, para hacer mejores productos, más efectivos y eficientes. También eso te obliga a mejorar, a no achantarte”, finaliza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Labels

Visitas

Redes Sociales

Páginas Vistas

Vídeo Destacado

Encuesta